El peso a la hora de elegir la pala de pádel

El peso de una pala es un factor que marcará las diferencias en nuestro juego. No existe el peso ideal de una pala de pádel, cada jugador en función de su edad, sexo y nivel de juego necesitará un peso determinado.

La principal diferencia entre una pala pesada y una pala ligera es la manejabilidad. Elegir un peso muy alto nos va a impedir mover la pala fluidamente, limitándonos con ello el llegar a esas pelotas complicadas en las que necesitamos esforzarnos lo máximo. Elegir una pala con un peso más ligero nos hará encontrarnos mucho más cómodos y tendremos mayor maniobrabilidad en la pista.

Más importante todavía que nuestra comodidad en la pista, el peso de las palas de pádel es un factor primordial a la hora de evitar lesiones. Elegir una pala con un peso muy ligero o muy pesado es una de las principales razones que dan origen a lesiones en el brazo como el tan conocido codo de tenista.




La principal ventaja de escoger una pala pesada es que nos dará una mayor fuerza en nuestros golpeos. La explicación la encontramos en la segunda ley de Newton donde la fuerza es igual a la masa por la aceleración. Por lo tanto, si somos capaces de proporcionar la misma aceleración que en una pala con menos peso, la fuerza que ejerceremos a la pelota será mayor, ya que también es mayor la masa de la pala de pádel.